full screen background image

¿A qué edad comprar el primer smartphone a tu hijo?

ninosconcellAnte la creciente utilización de estos dispotivos, los más pequeños también desean tener uno entre sus manos. Estos son consejos a tener en cuenta.

Aquella disyuntiva que plantea el título de esta nota grafica la preocupación que a muchos padres de hoy les toca transitar, y que se suma a un buen número de ítems que deben tener en cuenta para la crianza de sus hijos. Los niños de la nueva era, a poco de empezar a decir sus primeras palabras se involucran con la tecnología y la convivencia con el universo tecnológico acontece para ellos de un modo natural.

El análisis y debate que aquí se plantea inicia cuando ellos desean tener su primer dispositivo móvil, sea por gusto, porque desean jugar y mantenerse comunicados, y/o porque sus amigos de ya cuentan con uno.

En la actualidad, ellos se familiarizan con facilidad con los productos tecnológicos del hogar: además de una computadora conectada a Internet, muchos también son usuarios de consolas de videojuegos, reproductores de música, DVDs, etc. En este sentido la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) asegura que los teléfonos móviles cada vez son más populares entre los más pequeños.

Ahora bien, para que la convivencia niño-móvil tome un matiz positivo y no se convierta en un hábito poco conveniente, es siempre bueno contemplar una serie de aspectos. Sin bien los casos siempre varían según las particularidades de cada niño y familia, expertos en el tema, entre ellos el español Arturo Canalda quien publicó un informe titulado Por el uso responsable de las nuevas tecnologías; coinciden en que la edad apropiada para comprarles un teléfono móvil es a los 13 años. Los especialistas afirman que aquella es una etapa en la que los niños alcanzan cierta independencia y, consecuentemente, el uso responsable de un dispositivo móvil arroja sus ventajas para ellos.

Por un lado, les otorga seguridad para cuando están lejos de casa. Estos equipos ofrecen instantaneidad para casos corrientes e incluso de emergencia, y sirven como una llave de confianza siempre y cuando aprendan a apreciar el nivel de libertad que han adquirido. Además, utilizándolos con mesura, el teléfono se convierte en una buena herramienta para que los pequeños se acerquen a sus primeras responsabilidades. En este sentido es bueno indicarles que deben cuidar su equipo, una conducta que podrán aplicar a diversos ámbitos de su cotidianeidad.

Otro de los puntos a tener en cuenta es el costo que estos equipos tienen y el gasto que un pequeño comienza a ocasionar con su uso. Actualmente esto ya no es un gran inconveniente, debido a que muchas compañías ofrecen planes especiales para los niños, con aplicaciones dirigidas directamente a que el equipo acompañe su crecimiento. A medida que ellos aprenden a usarlo con compromiso, su inclusión en el universo tecnológico puede ir superando postas.

Es bueno también inculcar en ellos una utilización medida. Por ejemplo, indicarles que durante las horas de clase el teléfono debe permanecer apagado. Por otra parte, que este hábito no quite el tiempo dedicado al juego al aire libre, o compartir tiempo con sus amigos, o a realizar las tareas para la escuela.

En definitiva, un teléfono móvil les brindará mucho más que comunicación y entretenimiento. Un diálogo franco al momento de entregárselo, añadirá a esta adquisición una serie de hábitos importantes como lo es la responsabilidad, el uso mesurado, además de abrir un canal de comunicación a cualquier hora y en cualquier sitio en el que ellos se encuentren.




Pin It on Pinterest

Share This