full screen background image

7 formas de bajar de peso sin hacer dieta

Female became skinny and wearing old jeans¿Piensas que la única manera de perder kilos y tallas es mediante una dieta extrema? Pues te equivocas. Lo creas o no, hay muchas maneras más razonables de llegar a tu peso ideal sin necesidad de matarte de hambre. De hecho, seguir un régimen alimenticio que te prive de todo o casi todo lo que te gusta comer es la mejor manera de no perder el peso que quieres, o al menos no perderlo de manera permanente.

Recuerda que mientras más complicada sea la dieta que te impongas, menos probable es que sigas motivada durante el tiempo necesario. Pero no te confundas, con esto no queremos decirte que se pueda bajar de peso sin cambiar de hábitos o hacer algo de esfuerzo, simplemente no tienes que irte al extremo para lograrlo, aunque sí deberás modificar un poco tu estilo de vida.

La doctora Malia Frey, especialista en pérdida de peso, nos propone 7 estrategias para quemar algunas calorías extra sin necesidad de ponernos a dieta. Sigue sus consejos y verás que bajas de peso.

1.- No “bebas” tus calorías
Este hábito es fácil de cambiar, ¿eres fan de las bebidas endulzadas, refrescos o cualquier otra clase de líquido que no sea agua simple? Entonces deberás dejar de consumirlos durante un tiempo. Si acostumbras beber un refresco al día, sustituyéndolo con agua natural ahorrarás cerca de 200 Kcal al día. En caso de que te parezca muy aburrida el agua sin sabor, puedes beber agua mineral con jugo de limón.

2.- Desayuna y no cenes muy tarde
Son dos reglas básicas que has oído antes, y si son populares es porque realmente funcionan. Comer algo sustancioso temprano en la mañana ayuda a sentirte con energía, buen humor y sin hambre durante la primera parte del día, de modo que es menos probable que tengas antojos antes de la hora de la comida. Cenar antes de las 7:00 pm también es buen idea, pues te ayuda a dormir mejor y sin duda tendrás buen apetito a la hora del desayuno.

3.- Bebe agua durante el día
Otro consejo clásico, pero siempre efectivo. Mantenerte hidratada a lo largo de la jornada te ayudará a eliminar toxinas y a sentirte “llena” aun sin comer demasiado. Eso sí, irás al baño más que de costumbre, lo cual no está del todo mal pues caminarás un poco más también.

4.- Come ensalada como primer tiempo
Es un buen hábito que te aconsejamos implementar de hoy en adelante. No te estamos diciendo que comas sólo ensalada, sino que antes de consumir cualquier otro alimento, ingieras una deliciosa, sencilla y ligera ensalada para “llenarte” un poco. Quizá el primer día que lo intentes comerás la misma ración de alimentos que siempre, pero con el paso de los días, te darás cuenta de cómo esa ensalada provoca que consumar menos comida después. Quizá te ahorres entre 100 y 200 calorías con ese sencillo cambio de hábitos.

5.- Consume granos enteros
He aquí otro hábito fácil de cambiar: en lugar de consumir pan, cereal y arroz blanco o refinado, comienza a comprar estos productos en sus versiones de granos enteros. Puede ser que te topes con la sorpresa de que las presentaciones integrales de estos alimentos tienen un 10% más de calorías que las versiones refinadas, sin embargo, esto no te hará aumentar de peso, al contrario. Comenzarás a consumir productos con mucha fibra que ayudarán a tu digestión y por consiguiente a tu figura.

6.- Ten preparados snaks saludables
Cuando mi esposo y yo tenemos antojo de algo, nos podemos comer prácticamente lo que sea, desde panes dulces, papitas o helado, hasta jícama rallada, zanahorias crudas o una taza de yogur light. Realmente no elegimos el refrigerio de acuerdo a su sabor o calorías, sino a lo fácil o difícil que es prepararlo. En este sentido, nuestro secreto para tomar buenas decisiones es destinar un poco de tiempo durante la semana para picar frutas y verduras que nos sirvan de snack de emergencia, en lugar de unas “ultrafácilesdeconseguir” rosetas de maíz para microondas.

7.- Duerme más
Quizá no lo sepas, pero el sueño está relacionado con nuestra capacidad de perder peso, ya que cuando no dormimos bien tenemos más hambre y elegimos comida poco saludable para compensar nuestro ánimo decaído debido a la falta de energía. Por esta razón –y muchas otras más- es importante dormir al menos seis horas al día o dedicar algo de tiempo a la relajación y el descanso.

Fuente: Terra




Pin It on Pinterest

Share This